Los miércoles es día de mercadillo en Ribadesella

Para los riosellanos el miércoles no es un día cualquiera. Desde bien temprano la Plaza Nueva y sus calles adyacentes (Calle Gran Vía de Agustín Argüelles) se llenan de puestos de venta ambulante al aire libre. Verduras, frutas, flores, productos textiles, antigüedades, artesanía… hacen del “mercau” de Ribadesella una cita obligada para turistas y curiosos. Este es el lugar perfecto no solo para comprar, sino también para mantener amenos encuentros con vecinos y conocidos. 

Historia del Mercadillo de Ribadesella

Antiguamente los puestos de este singular zoco se distribuían frente a la Parroquia o Plaza Vieja. Este era un espacio habilitado para el mercado, así como para las asambleas vecinales desde el siglo XIII. El gran movimiento que se registraba en el puerto local y su importante actividad mercantil registrada en él a principios del siglo XX fue lo que propició que la plaza comercial de Ribadesella fuese una de las más prestigiosas de todo el norte de España. De hecho, gentes de las comarcas colindantes se acercaban cada semana a sus mercados semanales para hacerse con productos de primera calidad. 

Hoy día, estas calles empedradas siguen albergando la magia del regateo. Todos los miércoles, especialmente en verano, el mercadillo de Ribadesella cuenta con la visita de cientos de visitantes ansiosos por curiosear, comprar y pasear por un “mercau” repleto de siglos de tradición. 

Gastronomía asturiana al alcance de todos

Una de las cosas que más llama la atención de este mercadillo es su gran variedad en productos gastronómicos de la tierra. Aquí los turistas pueden hacerse directamente con huevos de casa, frutas recién recolectadas, quesos asturianos, legumbres de la tierra, dulces artesanales, etc. Un amplio espectro de sabores y colores se abre ante el visitante ofreciendo a su exquisito paladar todo un suculento manjar de productos de calidad sin aditivos ni conservantes. 

No es de extrañar entonces que el mercadillo de Ribadesella cuente con una clientela fija que todos los años acaba por visitar sus puestos. Aquí las cosas se siguen haciendo como antaño. Los comerciantes siguen dejándose la garganta para cantar los productos del día, mientras que los compradores se divierten utilizando la técnica del regateo para garantizarse el mejor precio. ¡Imposible pasar de largo!

Muy cerca del mercado se encuentran el puerto pesquero y deportivo de Ribadesella. Un lugar increíble para pasear tranquilamente y desde el cual se puede obtener una espectacular vista de esta villa marinera. Te recomendamos que aproveches el día para seguir descubriendo rincones preciosos de Ribadesella. Como, por ejemplo, el Mirador de la Atalaya de El Franco. Un ascenso algo agreste, pero que sin duda merece la pena. Desde allí podrás observar una de las mejores vistas de la costa astur-gallega. 

Las ferias artesanas de Ribadesella

Ribadesella es una villa repleta de gran tradición artesanal. A lo largo de los meses de verano tienen lugar diversas ferias entre las que destacan:

  • La Feria de Artesanía (Julio).
  • La Feria de Quesos Artesanos (Julio). 
  • La Feria del Azabache (Julio). 
  • La Fantabulosa Feria del Libro Itinerante (Agosto). 

Estos eventos se completan con dos mercados, uno medieval y otro de artesanía y gastronomía, en septiembre. Sin duda, no puedes dejar de visitar Ribadesella y sus mercados. En ellos descubrirás todo el encanto de una tierra que sigue manteniendo el amor por las tradiciones más ancestrales. Y para terminar un día redondo siempre puedes visitar las Cuevas de Tito Bustillo. El arte rupestre mejor conservado y declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 2008. Once conjuntos artísticos datados de los años 22.000 al 10.000 a. de C. que no te dejarán indiferente. 

Tags:

One response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *