Categorías
Arriondas Asturias

Qué ver en Arriondas, la cuna del descenso del Sella

Arriondas es la capital del concejo de Parres. Este pequeño pueblo encierra una belleza sin igual. A los pies de la Sierra del Sueve y al paso del río Sella, Arriondas se enclava dentro de un paraje espectacular y muy propicio para el turismo activo. Si quieres conocer todo lo que se esconde tras sus calles no puedes perderte esta visita guiada por Arriondas. ¿Nos acompañas? 

Parque de la Concordia

Este es el parque más importante de Arriondas. Su inauguración tuvo lugar en el año 1986 y, desde entonces, es el sitio de recreo preferido tanto por turistas como por autóctonos. En él se encuentra la confluencia de los ríos Sella y Piloña. Este es el lugar perfecto para pasar en familia, pasear y relajarse. El parque de la Concordia cuenta además con espacios habilitados para niños, por lo que todos pasaréis un buen rato. Esta es una buena opción para disfrutar del Descenso Internacional del Sella, ya que cuenta con espacio suficiente para tiendas de campaña. Si te gusta la escultura has de saber que en este parque también podrás disfrutar de las líneas geométricas que dejan a la libre interpretación de la obra del artista asturiano, Juaquín Rubio Camín. 

Parque de la Llera

Este parque se encuentra ubicado en una extensa finca al lado del río Sella. En 1926 el actual alcalde de Arriondas, José Aquilino Pando, compró dichos terrenos para uso público. Sin embargo, tuvieron que pasar 42 años para que esta idea se hiciese realidad. Fue en 1926 cuando se logró convencer a la familia de la Condesa de Revillagigedo para que vendiese los terrenos que iban a ser dedicados para hacer un parque público. El parque de la Llera se encuentra unido al Parque de la Concordia por una pasarela que ha servido de un gran desahogo para los vecinos. 

Iglesia de San Martín

Este es el actual templo parroquial de Arriondas. Su construcción tuvo lugar hace 107 años. En el año 2009 se puso en marcha la remodelación integral de su presbiterio con la incorporación de cuatro esculturas de bronce a tamaño natural. Cada una de ellas pesa unos 300 kg. En el centro del altar se puede observar la imagen de la Piedad, a la izquierda está San Martín de Tours y a la derecha, Santa Rita de Cassia. Este proceso escultórico se realizó de la mano de Jesús Puras, el restaurador encargado de hacer las esculturas sobre barro. Esta no es la primera reforma de la Iglesia de San Martín, la cual amplió su capacidad con la apertura de los laterales hace unos 25 años. 

Capilla de San Antonio

Estamos ante la edificación cívico-religiosa más antigua de la villa. Aquí antiguamente se celebraban las Juntas y Justicia del Coto de Arriondas. Esta hermosa capilla fue dedicada a Santo Toribio en el siglo XVIII y fue restaurada en el año 1800. Setenta años más tarde San Antonio Abad se convirtió en el titular de la capilla con el retoque de su imagen hasta abril de 1911. Fecha que se aprovechó para volver a restaurar el edificio. Con las obras se cambió de nuevo su titularidad poniendo al Santo Cristo de la Salud como patrón. Un incendio en 1936 hizo que todas sus imágenes desaparecieran junto con la campana del templo. Tras varias remodelaciones más la capilla finalmente pasó a ser titulada por San Antonio de Padua. La última remodelación de la capilla tuvo lugar en el año 1982. 

Casa de la Cultura “Benito Pérez Galdós”

La Casa de la Cultura de Arriondas se encuentra ubicada en el centro de Arriondas, junto al Ayuntamiento. Este edificio antiguamente estaba destinado como escuela infantil, pero fue rehabilitado como Casa de la Cultura por el arquitecto Andrés Diego Llaca. Este edificio está formado por dos plantas con un cuerpo central y dos alas laterales que conforman un patio a la calle. En la parte alta de este edificio se sitúan la Biblioteca, el Telecentro y la Escuela de Adultos. Desde el año 2008 la Casa de la Cultura de Arriondas se conoce como “Casa de Cultura Benito Pérez Galdós” por la vinculación del escritor con el concejo a través de la relación sentimental que tuvo con Lorena Covian. Una parraguesa madre de su única hija viva. 

Casa Cepa o Chalet de los Valle

Si por algo destaca Arriondas es por conservar aún parte de la arquitectura indiana que se desarrolló en la zona. Buen ejemplo de ello es la Casa Cepa también conocida como el Chalet de los Valle. Una casona indiana que fue construida en el año 1920 en estilo montañés y en la que no reside nadie desde 1985. Si quieres contemplar esta preciosa edificación, solo tienes que ir hasta la Avenida de Europa y alzar la vista hacia Casa Cepa. 

Villa Juanita

Otra importante representación del estilo indiano que muchos emigrantes asturianos imprimieron en sus palacetes y casonas a finales del siglo XIX tras su vuelta de América del Sur. Villa Juanita fue construida en 1923 por D. José Abarca y su esposa, ambos emigrantes a Puerto Rico. Lo cierto es que estamos ante una impresionante casona indiana con una entrada imponente ante la que se abren unas escaleras principales. Su color rojizo llama la atención desde el exterior, así como sus amplios jardines.  

Plaza Venancio Pando

Venancio Pando fue uno de los tantos jóvenes asturianos que tuvo que emigrar para buscarse un futuro mejor. A su regreso a la tierrina impulsó la localidad de Arriondas con la construcción de casonas y villas, así como por medio de importantes donaciones a la parroquia. Esta plaza es un homenaje a su gran labor y trabajo. Estamos en un lugar muy singular. La Plaza Venancio Pando está presidida por el cañón que se encargaba de dar la salida a las piraguas que participaban en el Descenso Internacional del Sella. Se afirma que esta pieza proviene de Cádiz y tiene unos 250 años de antigüedad (s. XVIII). Este cañón es un arma de guerra que fue donada por Antonio Samaranch. En el año 2017 el cañón de la Plaza Venancio Pando abandonó su pedestal para ser restaurado por Hunosa. En este proceso la madera dañada se sustituyó por piezas de iroco y castaño de Asturias. 

Desde el Descenso de 1968 y hasta el de 1973, el estruendo del cañón se escenificó a orillas del Sella, pero la seguridad acabó imponiéndose al espectáculo. Hoy día, el ingenio ha sustituido a la peligrosa pólvora sin perder por ello toda la magia de un buen cañonazo. 

Mercadillo de Arriondas

Todos los sábados los puestos ambulantes llenan el Parque de la Llera con motivo del mercado semanal de Arriondas. De 8 a 14 horas los visitantes pueden encontrar todo tipo de productos caseros y artesanales. Si te gusta la gastronomía asturiana, esta es una buena oportunidad de adquirir productos de la huerta totalmente ecológicos. Un mercadillo al aire libre en el que podrás disfrutar dando un paseo al compás de las gargantas de los vendedores. 

Río Sella

La fama de este río reside en el reconocimiento internacional de uno de los eventos deportivos más importantes en todo el mundo. El Descenso Internacional del Sella. Cada año cientos de piragüistas se lanzan al río para recorrer la distancia que separa Arriondas de Ribadesella en el menor tiempo posible. Esto ha propiciado la aparición de numerosas empresas de turismo activo que ofrecen descensos en piragua por el río para toda la familia. Pero además el río Sella tiene muchos otros rincones por descubrir. Si os animáis a hacer el recorrido del Sella hasta el final, no podéis dejar de pasar el día en Ribadesella. Una preciosa villa marinera en la que se encuentran las famosas Cuevas de Tito Bustillo, así como el mágico pueblo de Cuevas del Agua. ¡Os sorprenderán!

Olla de San Vicente

Esa es una ruta apta para todos los públicos a orillas del río Dobra cuya desembocadura tiene lugar en el propio río Sella. Esta senda nos conduce hasta la conocida como Olla de San Vicente. Una gran piscina natural de aguas cristalinas. El lugar perfecto para llevarse unos bocadillos y pasar la tarde con los niños. Eso sí. Ten en cuenta que las aguas de este río bajan directamente desde los Picos de Europa por lo que, incluso en verano, el agua suele estar bastante fresquita. 

El Fito

Desde Arriondas también se puede acceder al mirador del Fito. Un verdadero espectáculo en mitad de la naturaleza que te dejará con la boca abierta. Este imponente mirador lleva más de 90 años (inaugurado en 1927) ofreciendo al visitante una experiencia 360º única e irrepetible. Desde allí se puede observar toda la costa cantábrica (Colunga, Lastres…) y hasta los majestuosos Picos de Europa. Una auténtica maravilla, especialmente, cuando la nieve inunda sus cumbres. La subida en coche es algo sinuosa, por lo que debe realizarse con cuidado, ya que además podemos encontrarnos algún animal campando a sus anchas por la carretera. El recorrido merece la pena. Bajando del Fito por el otro lado de la carretera llegaréis hasta Colunga. Otro precioso pueblo costero con mucho encanto. Dejaos sorprender por el MUJA (Museo del Jurásico de Asturias) o por la playa de la Griega, ubicada a tan solo un par de kilómetros de aquí. Y si aún no tenéis bastante de la magia asturiana. Colunga está a un solo paso de Lastres. El increíble pueblo que enamoró al Doctor Mateo (serie de Antena 3) con sus maravillosas vistas. 

Como puedes ver Asturias es como un libro abierto. Tras una página se encuentra otra y otra. A cuál de ellas mejor. Empieza tu aventura en Arriondas y deja que la belleza astur te guía hacia otras zonas como Ribadesella, Colunga o Lastres. Estamos seguros de que vivirás una experiencia difícil de olvidar. ¡Bienvenid@ al paraíso! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *