Categorías
Generales

Distancia Oviedo – Ribadesella

Existen dos caminos que unen Oviedo y Ribadesella. Uno es por la autopista A-64 (65 km) y otro es por la carretera nacional 632 (79 km). Lo cierto es que si te gusta conducir te recomendamos que hagas la ruta por carretera secundaria. Asturias es una región muy bonita para disfrutar en coche o en moto. Sus carreteras conectan con pueblos dignos de conocer. A continuación, te proponemos un trayecto de Oviedo a Ribadesella en el que podrás hacer varias paradas turísticas imprescindibles. Toma nota. 

  • En Oviedo coge la carretera hacia Lugones. Para ello, tienes que ir dirección a la Corredoria (AS -18). 
  • Una vez en Lugones sigue dirección Pruvia. Esta es la antigua carretera nacional AS – 381 que unía Oviedo y Gijón antes de la construcción de la autopista. 
  • Continuamos dirección Gijón. Allí entraremos a la ciudad por la carretera de la AS- II en dirección Avenida de Oviedo. A unos 3 kms cogeremos la ronda A – 8 perteneciente a la Autovía del Cantábrico y saldremos por la salida de Viesques. Esta es una buena oportunidad para hacer una parada en la Universidad Laboral de Gijón. 
  • Desde allí hay que coger la carretera que une Gijón con Villaviciosa (N – 632). Una carretera sinuosa que te llevará a un mágico lugar conocido como el Puntal. Esta es una de las paradas obligatorias de la ruta. Un pequeño arenal situado a la orilla de la ría de Villaviciosa, declarado Reserva Natural. 
  • Volvemos a la carretera que nos devolverá a sus curvas sinuosas pero bien peraltadas que nos dejarán a su paso increíbles paisajes verdes contrastados con el azul de la costa. Aquí podemos seguir dirección Villaviciosa para ver la fábrica de sidra El Gaitero o dirección Infiesto. Esta última carretera se la conoce como la Encrucijada y es muy frecuentada por los amantes del motor por su trazado sinuoso y divertido. 
  • Si eliges la opción de seguir hacia Villaviciosa, tendrás la opción de pasar por los pueblos de Lastres y Colunga antes de llegar a Ribadesella. Si, por el contrario, eliges la opción que te lleva a la carretera de Infiesto, llegarás por ella hasta Arriondas. 

Esta ruta por carretera ofrece tanto al conductor como al copiloto kilómetros de auténtico placer al volante. Charlas amenas y paisajes que te invitarán a sacar más de una fotografía. Una vez en Ribadesella, se abrirá ante ti un amplio abanico de posibilidades. Esta villa marinera encierra la belleza de un pueblo pesquero junto con la tradición indiana traída por los asturianos emigrantes de los siglos XIX y XX, que partieron hacia países iberoamericanos en busca de oportunidades. Una vez aquí no dejes de pasear por sus calles, visitar su mercado tradicional, así como la maravilla que se oculta dentro de la Cueva de Tito Bustillo. Y si quieres una cueva natural como único acceso a una pequeña aldea, no dejes de recorrer los 300 metros que te conducirán a Cuevas del Agua. Un precioso lugar donde parece que el tiempo se para. Al pie de la montaña y con una espectacular orografía a orillas del río Sella, se encuentra este lugar desde el cual también se inicia la peculiar Ruta de los Molinos

Adéntrate en el paraíso asturiano capaz de embrujar a todo el que se une a él. 

Categorías
Ribadesella

Carreras de caballos en Ribadesella

La mañana del Viernes Santo, la playa de Santa Marina en Ribadesella se convierte en todo un hipódromo improvisado. Miles de personas se concentran en el muro para admirar el encanto de la única prueba equina de todo el norte de España que tiene lugar en un arenal. Tras 32 años de celebración, la carrera de caballo de Ribadesella sigue siendo todo un referente turístico. 

Ambiente, emoción y tradición marítima

Se cree que allá por el siglo XVIII, cuando el comercio marítimo estaba en pleno auge por la zona, se producían actividades de contrabando a lomos de caballos negros que se confundían con la oscuridad de la noche, con el fin de eludir los controles portuarios. Así fue como en el año 1989 un grupo de aficionados locales a la hípica decidió emular estas historias sobre la arena de la playa de Santa Marina, apostando qué caballo sería el más rápido durante la bajamar. 

El ambiente, la belleza del entorno y la espectacularidad del evento hicieron que este grupo de riosellanos estableciera la primera carrera de caballos de todo el norte de España celebrada en una playa. En aquella primera edición solo participaron jinetes Asturias junto con otros procedentes de provincias limítrofes. Pero, más de 30 años después son jinetes de Portugal, Francia y toda España los que participan en esta prueba tan tradicional de la Semana Santa en Ribadesella. Tal es así que la carrera se ha profesionalizado de manera que los visitantes pueden admirar la destreza de los jockeys profesionales y sus pura sangre compitiendo sobre el arenal. 

La belleza de la playa de Santa Marina

La playa de Santa Marina posee un entorno urbano realmente espectacular. Sus edificaciones de arquitectura indiana tan representativas de la historia asturiana, delimitan el paseo marítimo. Junto a ellas, se alinean los acantilados de la Punta´l Pozu, así como la capilla de la Virgen de Guía. Un marco incomparable que se llena de pura adrenalina cuando los caballos saltan a la arena para competir. Sin duda, estamos ante un acontecimiento deportivo que aúna paisaje, buen ambiente y pasión por el deporte en un entorno natural. 

Pero Ribadesella, es mucho más que su playa y sus fiestas de Semana Santa. Esta villa marinera es rica en tradición y cultura.  La orilla del Sella ofrece al visitante un precioso paseo paralelo al río que lleva al puente donde finaliza el popular descenso Internacional del Sella. El barrio de Portiellu por su parte, está considerado como uno de los lugares más bonitos de Ribadesella. Y es que este antiguo barrio, ubicado en el casco antiguo, enamora a todo el que lo visita con sus callejuelas y fachadas de colores. De igual modo, la Cueva de Tito Bustillo, declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es otra de las paradas obligadas de la zona. Y por último, ¿qué te parecería atravesar 300 metros de cueva natural para llegar al pueblo de Cuevas del Agua? La conocida como la Cuevona es el único acceso a este precioso lugar por el que discurre un precioso riachuelo adyacente. A lo largo de este recorrido podrás disfrutar de increíbles formaciones de estalactitas que por su singularidad algunas de ellas llegan a recibir nombres tales como “la lengua del diablo” o “las barbas de Santiago”. 

Ya no tienes excusa para disfrutar de todo lo que Ribadesella tiene que ofrecer a lo largo de todo el año.