El Descenso Internacional del Sella es uno de los eventos deportivos más importantes del mundo en cuanto a bajada de ríos se refiere. La también conocida como Fiesta de las Piraguas es todo un evento lúdico – deportivo que congrega cada año a miles de personas. Arriondas y Ribadesella se visten de gala cada primer sábado de agosto. 

Historia de una excursión

Todo sucedió en el verano de 1929 cuando Dionisio de la Huerta tuvo la genial idea de recorrer el río Piloña en piragua durante sus vacaciones en su casa familiar de Coya. Esta ocurrencia le gustó tanto que, posteriormente, convenció a un grupo de amigos para que le acompañaran a descender el río Sella desde la localidad de Arriondas. Toda una aventura que duró 7 horas para recorrer tan solo 14 kilómetros. A lo largo de este primer Sella sucedieron multitud de anécdotas y paradas, por ejemplo, para vaciar la piragua de agua. También hubo tiempo para disfrutar de un buen bocadillo a la orilla del río. Mientras tanto, otro grupo de amigos seguían las vicisitudes del resto desde un autocar por la carretera que enlaza Arriondas y Ribadesella. Aunque en esta ocasión no pudo completar el trayecto completo, sería en 1930 cuando Dionisio lo volvería a intentar desde Coya hasta Arriondas para llegar finalmente hasta Ribadesella en 1931.

Sin saberlo estas pequeñas peripecias convertirían a Dionisio de la Huerta en el fundador del Descenso Internacional del río Sella. De hecho, en el año 1932 se ubicaron de manera definitiva la salida en Arriondas y la meta en Ribadesella, respectivamente. Fue, precisamente en este año cuando tuvo lugar la primera edición de carácter competitivo del descenso del Sella. A él acudieron 13 palistas procedentes de Gijón, Oviedo, Infiesto y Ribadesella. 

No sería hasta el año 1951 cuando el descenso del río Sella contó con la presencia de piraguistas internacionales originarios de Francia, Italia y Portugal. Pero no fue hasta el año 1955 cuando por primera vez se inscribe un equipo de palistas procedente de otro continente (Cuba – América del Norte). Con el paso del tiempo esta prueba fue adquiriendo más prestigio. En la actualidad, su participación supera el millar de palistas, con cifras de inscritos que aumentan año a año. 

La Fiesta de las Piraguas

En torno al Descenso Internacional del Sella tiene lugar todo un acontecimiento social de carácter festivo. La conocida como Fiesta de las Piraguas incluye todo aquello que tenga que ver con la “Folixa” asturiana. La desbordada imaginación de Dionisio de la Huerta, promotor del Descenso del Sella, ha logrado crear todo un espectáculo lleno de color y originalidad alrededor de esta prueba deportiva. Todo ello, ha convertido a este evento en toda una Fiesta de Interés Turístico Internacional

Y es que el Descenso del Sella es mucho más que una competición. Las ideas se gestan en torno a una fiesta que incluye un tren fluvial, gigantes y cabezudos importados por Dionisio desde Barcelona y muchos collares de flores de la India. El primer tren fluvial para la Fiesta de las Piraguas salió desde Infiesto en 1945. A este le siguieron otros trenes que partieron desde Oviedo. Un buen sellero sabe que para ir bien vestido a esta celebración el atuendo debe incluir la montera picona, el chaleco y un collar de flores. 

Cada primer sábado del mes de agosto tiene lugar esta gran celebración. A primeras horas de la mañana llegan a Arriondas tanto participantes, como aficionados y turistas. A las 11 hace aparición el tren fluvial que da el pistoletazo de salida a bandas de gaitas, charangas, gigantes y cabezudos. Todos juntos inician un desfile por la calle principal de Arriondas hasta el puente sobre el Sella de Emilio Llamedo. Finalmente, a las 12 en punto de la mañana se da la multitudinaria salida a las miles de piraguas alineadas a la orilla del río mientras suena el tan emocionante Asturias Patria Querida. En ese momento, empiezan los 20 kilómetros de descenso con los que cuenta esta prueba deportiva. El río se llena de palistas luchando por llegar hasta la meta en Ribadesella. Por el margen izquierdo del Sella, el tren fluvial avanza con todos los romeros selleros dentro. Por otro lado, una gran caravana de coches, motos y otros vehículos anima a todos los participantes desde la carretera. El puente de Dionisio de la Huerta aguarda ansioso a los ganadores de la prueba que, posteriormente, dan la vuelta hasta los Campos de Oba, en Llovio para degustar una suculenta comida campestre al compás del sonido de las gaitas y los bailes regionales. 

Empresas de canoas para bajar el Sella

El Descenso Internacional del Sella se lleva celebrando desde hace más de 90 años. Este gran éxito ha promovido la aparición de numerosas empresas de canoas en torno al río. Estamos seguros que este artículo ha despertado tu curiosidad. Por este motivo, hemos preparado para ti una lista donde podrás encontrar diferentes opciones para bajar el Sella. 

Cómo y cuándo es mejor bajar el Sella en piragua

Lo cierto es que la gran mayoría de personas prefiere hacer el descenso del Sella en verano para disfrutar del sol y las altas temperaturas. Sin embargo, la gran afluencia de gente satura el cauce del río y lo llena de piraguas por todas partes. Si quieres vivir una experiencia inolvidable, te recomendamos que escojas meses que no sean tan turísticos. El otoño y la primavera también son buenas opciones para bajar el Sella disfrutando de sus bellos paisajes. En esta época el caudal del río es mucho mayor y la afluencia de gente bastante menor. Que no te preocupe pasar frío, porque en Asturias puedes helarte también en verano, o pasar calor en otoño. Es una climatología impredecible. 

En cuanto a la equipación para bajar el Sella lo más adecuado es llevar un bañador en verano o un traje de neopreno para los meses con temperaturas más bajas. El calzado ha de ser resistente y a ser posible de atar. Ten en cuenta que seguro que te tiras al agua o tienes que salir del río para comer y relajarte. Las piedras y los troncos podrían amargarte la experiencia si haces el descenso del Sella en chanclas, por ejemplo. Tampoco debes olvidar la crema solar, una toalla, así como el teléfono móvil. Esta es una actividad de bajo riesgo que incluso se puede realizar con niños y mascotas. Su precio ronda los 20 € para adultos y los 12 € para los peques. 

Por último, te aconsejamos que hagas el descenso del Sella por la mañana. Esto te dejará el resto del día libre para poder disfrutar tanto de Arriondas como de Ribadesella. Especialmente, del pueblo Cuevas del Mar, al que accederás por una cavidad natural en la roca de 300 m de longitud que pondrá la guinda final a un día redondo. 

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *